Parafarmacia online vinculada a Farmàcia El Cedre (Av. d'Enclar 32, Santa Coloma - Andorra)

Los 5 tipos de alergias que tendremos que hacer frente en 2018

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las enfermedades alérgicas van a ser una de las principales afecciones inmunológicas de este siglo XXI. Así, se prevé que dentro de unos años, cerca de la mitad de la población mundial será alérgica a algún tipo de agente, siendo la alergia a los ácaros y al polen las reacciones más comunes entre la población. Estos datos demuestran que nuestro sistema inmunológico no es una máquina infalible capaz de construir barreras contra los agentes externos que pueden alterar el funcionamiento de nuestras defensas, y consecuentemente, afectar negativamente nuestra salud.

Los diferentes tipos de alergias y su naturaleza

La naturaleza de los diferentes tipos de alergia que existen es muy plural, por lo que es difícil identificar el agente concreto que puede alterar el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Así, mantener la vivienda o el espacio de trabajo en buenas condiciones higiénicas, o acudir a un médico especialista para someternos a una prueba de alergias, son algunos consejos a tener en cuenta ahora que estamos a las puertas de la primavera, periodo en el que se manifiestan un mayor número de casos alérgicos.

Por eso mismo, hoy te queremos explicar los tipos de alergias más comunes y en qué consiste una prueba de alergias, para que tomes nota y logres prevenir sus síntomas antes de que estos te priven de disfrutar libremente del Sol y el buen tiempo.

Alergia al polen

Uno de los tipos de alergias más conocidas y que afectan a un a mayor número de personas, la alergia al polen suele hacer acto de presencia principalmente en la época de floración de las plantas y los árboles. Durante la primavera, los casos de alergia al polen provocan obstrucciones parciales de las vías respiratorias como consecuencia de la rinitis alérgica: un trastorno de la mucosa nasal con uno efectos que pueden prolongarse durante varios días, produciendo picores, secreciones nasales y disminución del olfato. ¿Y cuáles son las principales fuentes vegetales que producen alergia al polen? Principalmente hay que señalar a dos: el plátano de sombra y las plantas gramíneas.


alergias de la graminea


En el caso del plátano de sombra, se trata de un árbol que produce el 25% del total de alergias respiratorias, coincidiendo con la llegada de la primavera, mientras que plantas gramíneas como los cereales son otro de los motivos de preocupación, ya que es un tipo de planta que se puede encontrar fácilmente en el cualquier medio rural. El olivo, el ciprés, el abedul y las plantas parietarias son otros de los vegetales que provocan reacciones alérgicas relacionadas con la insuficiencia respiratoria, aunque en menor medida: un 15%.

Alergia al moho

De la misma manera que el polen, la alergia al moho se transmite mediante el transporte de partículas por el aire. En este caso, se trata de esporas que viajan y quedan suspendidas en el ambiente causando reacciones alérgicas como obstrucción de las vías respiratorias, picores en la nariz y tos productiva.

Aunque la alergia al moho no se la incluya dentro de los tipos de alergias primaverales, ya que suele manifestarse a finales de verano, es muy común que prolifere en zonas donde haya humedad. De hecho, la alergia al moho conocida también como alergia a la humedad, es muy frecuente padecerla durante todo el año en zonas costeras como el litoral de España, donde se encuentran grandes concentraciones de humedad. No obstante, las esporas del moho también pueden ser respiradas en el interior de viviendas, supermercados, oficinas y otros establecimientos que no posean una circulación de aire eficiente. Así, los alimentos en mal estado y las manchas en paredes a causa de la humedad, pueden convertirse en un foco de enfermedades y reacciones alérgicas que en el peor de los casos puede ocasionar episodios de asma graves.

Los consejos para evitar el contagio de la alergia al moho pasan por evitar nuestra exposición en zonas con una humedad relativa elevada, ya que fácilmente pueden encontrarse esporas suspendidas en el aire, sacar la basura de nuestro hogar con frecuencia y lavar las alfombras del baño, con una gran concentración de humedad y suciedad.

Alergia a los ácaros

¿Aún no ha llegado la primavera y empiezas a nota los síntomas habituales de la alergia como picores en los ojos, urticaria, tos o estornudos? Esto sucede porque en otoño y en invierno suelen aumentar los casos de personas que sufren alergia al polvo, a consecuencia de los ácaros.
Las primeras manifestaciones de alergia a los ácaros llegan junto al descenso de las temperaturas, provocando síntomas comunes como el asma o rinitis la alérgica, que producen insuficiencia respiratoria y congestión nasal, dificultando la captación de los olores.

El acaro es un microrganismo que puede encontrarse fácilmente en cualquier vivienda, lugar de trabajo o gimnasio, ya que vive en condiciones de humedad relativa del 70% y temperaturas de alrededor 21 grados. Hay que añadir que, entre septiembre y febrero es la época del año en la que se produce una mayor proliferación de hongos y virus, por lo que hay que extremar las precauciones en personas que tengan un historial de alergias relacionadas con los ácaros, y especialmente en colectivos vulnerables como los niños y personas mayores.

Así, mantener limpia tu vivienda o tu espacio de trabajo son acciones cotidianas sencillas pero a su vez muy efectivas para frenar la proliferación de ácaros en tu entorno. Eliminar el exceso de polvo de las estanterías y objetos de tu casa, cambiar regularmente las sábanas y almohadas o disminuir la humedad del ambiente, son algunos consejos útiles para superar el fastidioso trámite de la alergia a los ácaros.


ácaro y sus alergias


Alergia a los alimentos

La presencia de alergias derivadas por el consumo de alimentos afecta hasta en un 8% de los niños en edad preescolar, mientras que en adultos se manifiesta en un 1% de los casos analizados. La alergia a los alimentos se produce como respuesta de haber consumido comestibles, siendo los huevos, frutos secos, el trigo, las legumbres, la soja y el marisco los alimentos que producen un mayor número de casos alérgicos.

Según médicos especialistas, la alergia a los alimentos suelen presentar los primeros síntomas al menos 30 minutos después de su consumo y la gravedad de los efectos dependen de la capacidad de respuesta del sistema inmunológico. En los últimos años, en países como España y Reino Unido se ha registrado un aumento de los diagnósticos relacionados la alergia a los alimentos, y actualmente afecta entre el 1 y el 3 por ciento de la población mundial.

Alergia a los medicamentos

Muy habituales en tratamientos de larga duración, la alergia a los medicamentos puede provocar reacciones más agresivas en comparación con otros tipos de alergias, ya que contienen sustancias químicas y hierbas que son directamente asimiladas por el organismo durante la digestión. Los efectos secundarios suelen manifestarse desde reacciones leves sin que supongan motivo de preocupación por el paciente, hasta efectos anafilácticos que pueden perjudicar a múltiples sistemas de nuestro cuerpo.

El lapso de tiempo en que se manifiestan dichos efectos secundarios o reacciones alérgicas varía dependiendo de la sensibilidad ante este agente alérgico, del sexo y de la edad del paciente. Así mismo, la alergia a los medicamentos puede no divisarse hasta días o semanas después del inicio del tratamiento, por lo cual, es importante solicitar un informe de alergias para tener constancia de los agentes que provocan reacciones alérgicas a tu organismo, evitando así posibles afecciones futuras.

Alergias en la piel

Entre los agentes que producen alergias en la piel podemos encontrar perfumes, productos que contengan níquel, látex, tintes del cabello, tejidos e incluso cosméticos. Uno de los principales causantes de reacciones alérgicas en la piel son precisamente los perfumes y las fragancias por su alto contenido en jabones y otros componentes químicos, que pueden provocar dermatitis atópica, eccemas, picores e hinchazones en zonas localizadas.

El níquel y el látex son otros de los componentes que forman parte de nuestra cotidianidad, con un número cuantioso de casos alérgicos cada año provocados por el contacto de estos con la piel. El níquel es un metal muy utilizado en la confección de joyas, relojes y piercings, con unas reacciones que pueden hacerse visibles en el primer contacto o poco tiempo después de su uso.

Por otra parte el látex es un material muy común para la fabricación de guantes y ropa de vestir, siendo frecuentes alergias en la piel como rojeces e hinchazones, además de provocar vómitos e insuficiencia respiratoria, en el peor de los casos. Se trata de efectos secundarios similares a las de los cosméticos que, especialmente si son de baja calidad, la piel puede sufrir las consecuencias en forma de irritaciones y erupciones por el uso de elementos como parabenos, timerosal y formaldehídos.


alergias de la piel


Prevenir antes que curar: someterse a una prueba de alergias

No estar seguro de los agentes que provocan los síntomas de una alergia y no tratarlos debidamente, puede suponer un gravamen importante de la enfermedad, y en consecuencia, un riesgo para nuestra salud a corto plazo. Es por eso que ante los primeros señales de alergia (tos, eccemas en la piel, rinitis o dificultades respiratorias), lo más acertado es acercarse a un servicio de alergología para realizar una prueba de alergias.

El paciente que quiera someterse a una prueba de alergias tiene que saber que va necesitar varias sesiones para verificar los tipos de alergias a los que su cuerpo es especialmente reactivo. En primer lugar, el tratamiento empieza con la técnica del prick test, en la que el paciente es informado de las posibles reacciones que puede padecer su piel en las siguientes sesiones de prueba de alergias. Con el objetivo de analizar con precisión los efectos de varios agentes alérgenos, el especialista depositará sobre la piel, en la parte del cuerpo que hayamos escogido, unas pequeñas gotas con diferentes contenidos y acto seguido, con una leve punción atravesará la capa superficial de la piel para obtener los primeros resultados del testeo. Se trata de un proceso sencillo y nada doloroso, en el cual pueden tratarse tanto niños como adultos.

La segunda y última fase del tratamiento es la prueba del parche o patch test, en el que el especialista colocara unos pequeños discos en la espalda, impregnados de sustancias relacionadas con agentes alérgenos comunes. De esta manera, los apósitos permanecerán 48 horas adheridos en la espalda, y superado este tiempo, el paciente tendrá que volver a la consulta para que sean retirados, y se le informará del resultado final de la prueba de alergias.

Los comentarios están cerrados.

Farmacia el Cedre