Parafarmacia online vinculada a Farmàcia El Cedre (Av. d'Enclar 32, Santa Coloma - Andorra).
whatsapp

Ventas y consultas Mándanos un WhatsApp

(376) 623 383

Te explicamos cómo combatir los efectos del frío

Entras en una tienda, 25ºC; vuelves a la calle, 3ºC; entras en casa, 22ºC; vas hacía el trabajo, 6ºC… Aunque durante el verano los cambios de temperatura también son frecuentes, es durante el invierno cuando buena parte de la población sufre, con mayores consecuencias, las variaciones de temperatura. Estos cambios drásticos de temperatura, producidos en muchas ocasiones al entrar en sitios muy cálidos cuando venimos de la calle, provocan diferentes problemas sobre nuestro organismo, siendo la piel su principal víctima.

Así, durante el invierno, es muy recurrente encontrarse con personas que padecen rojeces, irritaciones, sequedad y todo tipo de problemas relacionados con la piel. Además, en países como Andorra, que cuentan con un clima de montaña muy seco, los problemas de sequedad se agravan, produciendo irritaciones con menor facilidad. Por ello, desde Farmacia el Cedre queremos darte algunos consejos para que puedas combatir los efectos del frio y, al mismo tiempo, prevenir las consecuencias producidas por los cambios drásticos de temperatura.

¿Qué partes del cuerpo están más expuestas a sufrir sequedad en la piel?

Obviamente, la piel es el principal órgano de contacto con el exterior y, por tanto, es el primero que sufre las consecuencias producidas por las variaciones drásticas de temperatura. De este modo, una exposición prolongada ante un frío moderado o intenso, como el que se da en Andorra durante los meses de invierno, puedo provocar distintos problemas de sequedad en la piel, originando rojeces, irritaciones y manos y labios agrietados. Además, todos estos problemas, los cuales se agravan cuando la piel no está correctamente hidratada, provocan otros problemas secundarios como enrojecimiento y picores, principalmente en la cara, las manos, orejas y labios.

Principales problemas de sequedad en la piel

Si hablamos de problemas en la piel ocasionados por los cambios drásticos de temperatura debemos mencionar los sabañones, una patología cutánea producida por el efecto repetido o prolongado del frío. Suele actuar sobre las partes protuberantes del cuerpo como la nariz o las orejas o los dedos, causando dolor e irritación, que puede prolongarse durante varias semanas en los casos más grave.

cremas para pieles frio calorAdemás, hay que tener en cuenta que con el inicio de la temporada de esquí, otra de las afecciones más comunes que puede perjudicar nuestra dermis son las quemaduras solares, sobre todo a aquellas personas que practican regularmente deportes de invierno como el esquí o el snowboard. Así, una exposición continua al sol y su reflejo sobre la nieve, puede provocar quemaduras importantes y enrojecimientos en la piel.

Por este motivo, ante este tipo de actividades al aire libre, recomendamos aplicar un protector solar de factor 50 o superior dependiendo de la altitud, ya que la exposición a la radiación ultravioleta es superior a medida que se gana altitud.

Por último y no por ello menos importante, nuestra piel puede presentar síntomas de urticaria a frigore o reacción alérgica al frío. ¿Y cuáles son sus efectos en nuestra la piel? Pues la aparición de ronchas en las zonas expuestas al frío y por consiguiente picores y enrojecimiento, de mayor o menor gravedad.

¿Qué podemos hacer para reducir los efectos del frío en nuestra piel?

En primer lugar, para prevenir los efectos del frío y la sequedad en nuestra piel, se debe garantizar una correcta hidratación de la misma, ya sea utilizando bálsamos para la dermis y los labios antes de sufrir una afección o, posteriormente, aplicando una crema reparadora. Todo ello, sin olvidar beber abundante agua a diario y llevar ropa de abrigo adecuada a la época del año.

También, tal y como hemos comentado inicialmente, es muy aconsejable que en la medida de lo posible se eviten los cambios bruscos de temperatura, de ambiente frío a caliente y a la inversa, ya que son uno de los principales factores que producen no solo afecciones cutáneas, sino también enfermedades virales como el resfriado o la gripe, entre otras.

En este sentido, la higiene también juega un papel importante para prevenir futuras afecciones cutáneas, por ello, cuando nos duchamos o nos bañamos hay que evitar el contacto prolongado con el agua caliente y utilizar, por ejemplo, jabón de pH neutro adecuado.

Los comentarios están cerrados.

Farmacia el Cedre