Parafarmacia online vinculada a Farmàcia El Cedre (Av. d'Enclar 32, Santa Coloma - Andorra)

Los secretos que esconden los microorgansimos probióticos en nuestro organismo

Si queremos obtener una buena salud intestinal lo primero que debemos hacer es mantener una correcta alimentación, siguiendo dietas específicas con alimentos ricos en bacterias probióticas. Concretamente, los probióticos son microrganismos vivos que habitan en el interior de nuestro intestino y realizan funciones digestivas para procesar más eficientemente la ingesta de alimentos y la posterior extracción de nutrientes. Alimentos como las verduras, el agua, la fruta, los yogures o las aceitunas, son fuentes que proporcionan una cantidad importante de probióticos, de la misma manera que los aportan los suplementos probióticos naturales, capaces de concentrar estos microorganismos intestinales en pequeños comprimidos.

¿Cómo mejoran nuestra salud intestinal los alimentos y suplementos probióticos?

Los beneficios de los alimentos y suplementos probióticos han sido comprobados con expertos nutricionistas, llegando a la conclusión que previenen y reducen notablemente afecciones intestinales como diarreas, molestias estomacales, además de dolores de cabeza y la proliferación de bacterias “malas” para la flora intestinal. Así mismo, los suplementos probióticos y los probióticos naturales que encontramos en los alimentos son microorganismos que ayudan a establecer un mejor estado general de nuestra salud, afectando positivamente a nuestro estado de ánimo, y es que son capaces de atenuar incluso las molestias y el dolor de enfermedades crónicas. Con el consumo de un alimento o un comprimido probiótico al día, reactivarás las funciones habituales del intestino y reforzarás la flora intestinal, previniendo futuras afecciones en este órgano vital.

En este sentido, los actores que se encargan de dotar al organismo de esta protección contra afecciones intestinales son concretamente bacterias “buenas” que se albergan en el interior de suplementos y alimentos probióticos. Estos agentes, que estimulan la inmunidad del organismo tienen nombre y apellido. Así, en los lácteos podemos encontrar bacterias como el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococus thermóphilus, aunque son los suplementos probióticos la mejor solución para proteger y reconstruir la flora intestinal. Aquí os presentamos algunos de las bacterias más conocidas.

Streptococus thermóphilus y Lactobacilus bulgáricus: microorganismos fermentados que se encuentran en los yogures y favorecen la actividad de minerales, vitaminas y enzimas del organismo.

Lactobacillus casei: de los microorganismos probióticos más activos, el Lactobacillus casei realiza una función clave en la regulación del nivel de triglicéridos y colesterol en la sangre.
Bifidobacterium: se trata de una bacteria que estimula la actividad de otros microorganismos intestinales, al mismo tiempo que mejora sus defensas.

Lactobacillus rhamnosus: esencial para la elaboración de productos lácteos, esta bacteria beneficiosa para la flora intestinal es muy eficaz contra afecciones producidas por alergias, diarreas, infecciones en las vías respiratorias, permeabilidad intestinal, ansiedad, pérdida de peso. Se trata de un probiótico que ofrece muchos beneficios para el organismo y que se encuentra en productos cómo MegaLevure.

alimentos probioticos

Probióticos para niños

Los alimentos y suplementos probióticos no solo pueden administrarse en personas adultas. De este modo, en la actualidad también se incluyen en las dietas de los más jóvenes. Siguiendo siempre las recomendaciones de tu médico de cabecera, los suplementos que contienen bacterias probióticas pueden contrarrestar las distintas afecciones que presentan niños y adolescentes, sobre todo si poseen un sistema inmunitario debilitado por herencia genética.

Además, existen evidencias que la administración correcta de probióticos para niños previene futuras enfermedades en vías respiratorias, inflamación intestinal, y también, con un uso regular, los usuarios pueden llegar a corregir por completo su intolerancia a la lactosa.
Por ello, tomar alguno de estos suplementos después de comer es lo más recomendable, ya sea en píldoras o en polvos solubles.

¿En qué se diferencian los microorganismos probióticos de los prebióticos y los simbióticos?

Teniendo clara la definición de “microorganismos probióticos”, hay que tener en cuenta las diferencias que existen entre estos, los prebióticos y los simbióticos. Así, según la Organización Mundial de la Salud, la bacteria probiótica se encuentra en aquellos microorganismos que el cuerpo no puede ingerir, pero por el contrario, estimulan la actividad de bacterias como los lactobacilos y las bifidobacterias que se encuentran en los productos ricos en lactosa. Nutrientes como los hidratos de carbono son un ejemplo de fuente de microorganismos prebióticos, los cuales se fermentan al pasar por el sistema gastrointestinal y son absorbidos por bacterias intestinales beneficiosas.

comida probiotica

Por otro lado, encontramos a las bacterias simbióticas, que como bien indica su nombre, son aquellos microorganismos que establecen una relación de codependencia con otras bacterias en beneficio de la salud de la persona, como son las probióticas. Así, en definitiva, las bacterias prebióticas y simbióticas que se albergan en nuestro cuerpo trabajan conjuntamente para mejorar la salud intestinal y estimular la actividad celular, reestableciendo el equilibrio natural del tracto intestinal, mejorando nuestro estado fisiológico general y previniendo la aparición de enfermedades, reforzando así la resistencia del sistema inmunológico.

No hay comentarios

Agregar comentario

Farmacia el Cedre